El proyecto Playas Seguras revoluciona la seguridad de las playas de Cataluña

El proyecto Platges Segures, una iniciativa colaborativa entre Auditek y la Universidad Rovira i Virgili, se ha propuesto mejorar la seguridad y eficiencia de los servicios de socorrismo en las playas catalanas. A través de innovadoras herramientas este proyecto prevé revolucionar la gestión de los servicios de socorrismo, permitiendo una mejor coordinación, respuestas más rápidas y una asignación más efectiva de los recursos.

Las playas son un reclamo turístico y un motor para el desarrollo económico de Cataluña. Sin embargo, los servicios de salvamento y socorrismo no han avanzado mucho en los últimos veinte años y muchas playas llenas de turistas no cuentan con vigilancia. Actualmente, en Cataluña no existe un sistema integral de salvamento y socorrismo, que esté coordinado y gestionado por una misma entidad. Esto se combina con una notoria carencia de información precisa y conocimiento profundo de las necesidades reales del territorio en relación con los servicios de vigilancia acuática.

En Cataluña, la seguridad de los usuarios de las playas es responsabilidad de los ayuntamientos. No existe una ley que determine cuántos recursos humanos o materiales deberían destinarse a las playas, por lo que la distribución de los recursos varía en función de la capacidad económica de cada consistorio. Cataluña tiene casi 700 km de playas, repartidos en 70 municipios, con más de 500 playas.

La investigación colaborativa entre la empresa Auditek y la Universidad Rovira i Virgili ha permitido desarrollar herramientas y modelos para playas más seguras y servicios más eficientes para todos los usuarios. Para entender el objetivo de este proyecto de Doctorado Industrial es necesario que imaginemos que nos encontramos en una playa muy concurrida del litoral catalán. Si tenemos que coordinar el servicio de salvamento y socorrismo de esta playa... ¿Cuántas torres de vigilancia colocaríamos? ¿A qué distancia del agua? ¿Cuántos socorristas? ¿A qué distancia entre ellos? Así pues, el proyecto Playas Seguras tiene como finalidad responder a estas cuestiones (y otras) mediante una fundamentación basada en datos científicos.

El proyecto de mejora de los servicios de salvamento y socorrismo en las playas catalanas nace de la inquietud de Pablo Martin, el doctorando industrial del proyecto, con el fin de hacer una aportación científica a la gestión de la seguridad en las playas. El impulso del Grupo de Investigación de Análisis Territorial y Estudios Turísticos (GRATET) de la Universidad Rovira i Virgili, junto con la colaboración de la Universidad de Murcia, ha permitido concretar esta iniciativa.

El proyecto se inicia en 2020 con un exhaustivo estudio descriptivo de los servicios de salvamento y socorrismo de las más de 500 playas catalanas del litoral catalán. Con la información recopilada, se trabaja en el desarrollo de variables y modelos de gestión de estos servicios. La aportación más significativa de esta investigación es la integración de un Sistema de Información Geográfica (SIG) en la gestión de la información que se genera en las playas.

A través de una representación cartográfica, se pueden analizar los datos de manera más precisa. Por ejemplo, mediante la representación en un mapa de calor se pueden identificar los puntos con más incidencias. Estos mapas de calor son una herramienta que hace visible la densidad de incidencias en tiempo real, permitiendo una respuesta rápida y precisa.

Con la ayuda de la geolocalización, estos mapas revelan las zonas críticas "calientes", facilitando la labor de los gestores en contraposición al uso de tradicionales listados de incidencias. Esta innovación promete revolucionar la manera en que los 70 ayuntamientos del litoral gestionan sus playas.

Los resultados de la investigación del proyecto Playas Seguras sirven al objetivo de permitir un dimensionado de los servicios de socorrismo basado en pruebas científicas. Las pruebas científicas se pueden utilizar para asignar recursos y desarrollar modelos de vigilancia basados en el empleo o la densidad de incidentes. También el proyecto ha introducido herramientas como la aplicación "infoplajes" que permite georeferenciar las incidencias y amplía las posibilidades de análisis de datos. Esta nueva herramienta proporciona información detallada como densidades, distancias, tiempo de respuesta y relación de incidencias con los medios. La aplicación ya se utiliza en algunas playas, y su adopción puede mejorar significativamente los servicios de socorrismo.

Como cualquier proyecto de investigación hay retos a superar, que estimulan el mismo proceso de investigación. En este caso el primer reto consiste en alcanzar una normalización centrada en la utilización de cada playa y no en las capacidades financieras de los municipios. Para conseguirlo, es crucial crear modelos basados en datos. Actualmente, los fondos destinados al socorrismo en las playas están más asociados a la capacidad económica de los municipios que a las necesidades reales de la playa. Como consecuencia, las playas de alta ocupación de los municipios más pequeños no tienen servicios de socorrismo. El siguiente reto consiste en avanzar en la implantación de instrumentos tecnológicos que proporcionen los datos esenciales para idear soluciones más eficaces, adaptadas a la evolución de las circunstancias de las playas.