Cada año se realizan más de 2.2 millones de procedimientos de injerto óseo en todo el mundo, lo que representa un gasto anual de más de 2500 millones de euros. Casi la mitad de estos procedimientos se realizan en la UE, siendo el segundo tejido más trasplantado después de la sangre. Los defectos óseos causados por traumatismos, fractures osteoporóticas, infecciones y resección de tumores o quistes plantean u gran problema clínico y socio-económico. En un intento por superar las desventajas de los autoinjertos, aloinjertos y xenoinjertos, los injertos de hueso sintético brindan una gran oportunidad y están Preparados para presenciar un crecimiento robusto. Sin embargo, las diferentes formas en que se comercializan, es decir, granulado, masilla o bloques estándar, son inestables mecánicamente o no se adaptan perfectamente a la anatomía del defecto del paciente. Es por ello que Mimetis busca ofrecer injertos óseos sintéticos y biomiméticos que sean específicos a la anatomía de cada paciente, utilizando como técnica e fabricación la impresión 3D. Este proyecto busca la optimización de la formulación de los injertos a medida que fabrica Mimetis, para poder acceder a indicaciones con transmisión de carga (load bearing). Para ello se plantea el desarrollo y caracterización de distintas formulaciones de pastas cerámicas extruibles basadas en fosfatos de calcio y polímeros biocompatibles, para su aplicación en la fabricación de implantes óseos personalizados. El Proyecto abarca el estudio y la optimización de las propriedades reológicas de las tintas y de los parámetros de impresión. Por otra parte, se llevará a cabo un estudio fisico-químico del proceso de consolidación de las estructuras impresas a partir de diversas técnicas como la difracción de rayos X, la espectroscopía infrarroja y la espectroscopía Raman. Se caracterizarán las estructuras obtenidas en términos de estabilidad y fidelidad dimensional, microestructura y propriedades mecánica, a compresión y flexión. Se explorarán asimismo otras estrategias y aplicabilidad clínica, así como la viabilidad del proceso desde el punto de vista regulatorio.