Noticias

El director general de Universidades clausura el Seminario Internacional sobre Doctorados Industriales

Este martes, 23 de septiembre, ha tenido lugar el Seminario Internacional sobre Doctorados Industriales en el recinto modernista de Sant Pau, en Barcelona. El acto, impulsado por la Asociación Catalana de Universidades Públicas (ACUP) y el Departamento de Economía y Conocimiento, ha reunido a un centenar de asistentes. También ha asistido, y ha participado en el seminario, Lluís Jofre, director general de Universidades del Gobierno catalán.

El evento ha servido de plataforma para debatir la situación actual de esta iniciativa en Cataluña y exponer las primeras experiencias desde el punto de vista de universidades, empresas y Gobierno de la Generalitat. Asimismo, gracias a la participación de expertos en el ámbito de los doctorados industriales de otros países europeos, el seminario ha constituido un espacio de aprendizaje de otras iniciativas similares.

Ha abierto el acto Ferran Sancho, secretario de la ACUP, que ha señalado que los doctorados industriales son una pieza clave para incrementar las relaciones entre universidades y empresas, y que posibilitan que los empresarios se puedan convertir en doctores, y los doctores, en empresarios. Seguidamente, Josep M. Vilalta, secretario ejecutivo de la ACUP, ha expuesto los objetivos del seminario: conocer otras experiencias similares en el ámbito europeo y el despliegue del plan hasta el momento en Cataluña.

Lídia Borrell, directora de Investigación e Innovación de la European University Association (EUA), de Bélgica, ha iniciado su intervención felicitando a las universidades catalanas por su nivel de implicación a escala europea. A continuación, ha explicado cómo desde la EUA se han estudiado las estructuras de los programas de doctorado con empresas en toda Europa y cuáles son sus puntos fuertes y débiles. Finalmente ha afirmado que «estos programas no solo son un beneficio para la empresa, sino que también lo son para la universidad y, finalmente, para toda la sociedad».

Clarisse Angelier, directora del programa Conventions Industrielles de Formation par la Recherche (CIFRE), de la Association Nationale de la Recherche et de la Technologie (ANRT), de Francia, ha explicado la dilatada experiencia de su país en el ámbito de los doctorados industriales, que se empezaron a implantar en el año 1981, y las distintas variantes que se han ido desarrollando a lo largo del tiempo, como un programa específico de defensa y un programa de colaboración con Brasil. Según Angelier, el 75 % de los doctorandos industriales tardan menos de tres meses en encontrar trabajo y un 25 % acaban trabajando en el ámbito académico, por lo que, tal y como ha expuesto, realizar un doctorado industrial no es óbice para convertirse en profesor universitario, como se podría pensar de entrada.

Para cerrar el primer debate, ha intervenido Palle Høy Jakobsen, director de R&D Academic Relations de la empresa Novo Nordisk, de Dinamarca, que ha explicado que las empresas que acogen a doctorandos industriales registran más patentes, obtienen un beneficio bruto más alto y contratan a más trabajadores que las empresas que no participan en este tipo de programas. Ha añadido, también, que el 50 % de los doctorandos que participan en proyectos en su empresa acaban trabajando en ella. Finalmente, ha repasado la participación de su compañía en proyectos de colaboración con universidades y centros de investigación a escala mundial.

Ya en el segundo debate, basado en la experiencia de los doctorados industriales en Cataluña, Antonio Huerta, director académico del Plan de Doctorados Industriales de la Generalitat de Catalunya, ha expuesto una breve introducción sobre la situación de la investigación y la innovación en Cataluña. Según Huerta, «se doctoran 2.000 estudiantes al año, pero solo un 15 % de los doctores trabajan en empresas, y, de estos, solo un 25 % investigan». Antonio Huerta ha añadido que «disponemos de un tejido empresarial que funciona y de una investigación potente, pero falta potenciar la transferencia de conocimiento desde las universidades hacia el tejido empresarial; precisamente con este objetivo nació el Plan de Doctorados Industriales». Finalmente, tras analizar las distintas oportunidades y retos, ha señalado que, a pesar de la situación de crisis actual y del poco tiempo de vida que tiene el proyecto, «somos pioneros en el Estado y disponemos del compromiso político para que el plan tenga continuidad».

En segundo lugar, Enric Isidre Canela Campos, director de la Escuela de Doctorado de la Universidad de Barcelona, ha destacado la necesidad de que este programa tenga continuidad y ha subrayado, también, que, pese a que la experiencia es corta, su planteamiento es correcto y positivo.

A continuación ha intervenido Esther Martínez, directora de tesis del programa de doctorados industriales en la Universidad de Girona, que ha afirmado que «las empresas tienen poca tradición en la incorporación de doctores en el área de las ciencias sociales». Según Esther Martínez, debe encontrarse el encaje entre el ritmo de la empresa, que desea obtener resultados a corto plazo, y el hecho de estar preparando una tesis doctoral. No obstante, ha asegurado que desde la Universidad de Girona se está resolviendo satisfactoriamente. 

A continuación ha tomado la palabra Ramón López, coordinador del programa de doctorados en el Grupo Agbar, que ha afirmado que «las empresas deben cambiar de mentalidad; deben entender que la persona incorporada no solo es un trabajador, sino también un estudiante». Después ha enumerado las razones de su interés por el Plan de Doctorados Industriales, entre las que ha destacado que les permite tener a las universidades más cerca, entender cómo trabajan y reforzar esta relación. Ha explicado también que, según su criterio, es muy importante que los futuros estudiantes se comprometan seriamente con la investigación. Finalmente, ha destacado que la experiencia ha resultado muy positiva para su grupo empresarial. 

El segundo y último debate lo ha cerrado Anna Cuscó, doctoranda del Grupo Agbar y la Universidad Autónoma de Barcelona, que ha explicado su experiencia como estudiante de doctorado industrial. Según Cuscó, la ventaja principal que presenta el programa es la dualidad, ya que permite obtener un título de doctor y, al mismo tiempo, adquirir experiencia en el sector privado. Entre sus elementos positivos ha destacado, también, la formación enfocada a la empresa y la bolsa de movilidad, que ya le ha permitido asistir a congresos nacionales e internacionales. También ha subrayado el hecho de que si la línea de investigación se consolida, puede representar una oportunidad laboral en la misma empresa. En relación con los elementos que comportan cierta dificultad, ha señalado la duración limitada a tres años, la necesidad de que exista una gran coordinación entre universidad y empresa y el hecho de que, en algunos casos, la publicación de artículos puede resultar más complicada. No obstante, ha añadido que, en su caso, estos aspectos se han resuelto satisfactoriamente gracias al trabajo de todas las partes implicadas.

Finalmente, ha clausurado el acto el director general de Universidades, Lluís Jofre, que ha asegurado que «los doctorados industriales forman parte de uno de los objetivos más importantes para el Gobierno de la Generalitat, que es la transferencia de conocimiento del mundo académico al tejido empresarial. Tras asegurar su continuidad futura, gracias a la total unanimidad de los grupos parlamentarios en este aspecto, ha añadido también que «ya no se trata de un programa del Gobierno de la Generalitat, sino que es un programa de todos».

Política de 'Cookies'

Utilizamos 'cookies' para darte la mejor experiencia posible en nuestra página web. Al continuar utilizando este sitio web, das el consentimiento para que se utilicen 'cookies'. Por favor lee nuestra Política de 'Cookies'.

X